images

DÍA 37 – EL GESTO

Permanecer alerta es la actitud de moda en las últimas semanas.

Todo se nos va a arreglar si estamos al loro. Mantener la distancia adecuada, no tocar, no besar, alejarnos, taparnos,… sacada del armario de la cotidianidad la hemos convertido en actitud de moda. Redescubierta como una vieja y casposa canción de esas que detestabas y te la encuentras de pronto, 30 años después en todos los lados y bendecida como si fuera una maravilla.

Pero en realidad, siempre estamos alerta. Por si nos dan mal el cambio en la panadería o en el bar, por si nos distraen la maleta en el aeropuerto, para pasar la calle y evitar que nos atropellen, es que todo lo que hacemos es prevenir, prevenirnos, vaya novedad. Para eso se hace uno chequeos, análisis, pruebas, escaneos, tags y ecografías. La permanente inseguridad que es el hecho de vivir nos hace estar espabilados, despiertos:  ni un descuido a ser posible, tenemos que durar en este mundo al máximo. ¡Es la manía de querer vivir!

Una ordenanza romana imponía al centinela de la legión un gesto durante su guardia para evitar la somnolencia y mantenerse atento: tener colocado el dedo índice sobre sus labios. Atento y despierto, así hay que andar por la vida, nos habrá dicho cualquier abuelo (o todos). Salta a la vista que mantenemos una extraña dualidad entre la prepotencia y la inseguridad que forma parte de nuestra esquizofrenia contemporánea. Nos creemos los amos de todo lo que se nos pone por delante, podemos coger lo que sea en la cantidad que se nos ocurra, en tantas ocasiones no vemos límite alguno para hacer o decir lo que nos viene en gana, que todo nos parece posible de conseguir. Pero hoy, de tanto parecernos todo posible, presentimos que es posible también lo peor: el retroceso, la barbarie, la decadencia. La inseguridad que entra como una brisa por la ranura casi invisible de la ventana nos va a obligar a colocarnos el dedo en los labios mientras dure lo que nos dure la vida. La inquietud, “a un tiempo dolorosa y deliciosa”, decía Ortega y Gasset, de no saber lo que va a pasar mañana también puede ser benéfica.

(Canción recomendada: “Paint”- de The Paper Kites)