images

LA CARA QUE UNO TIENE

George Clooney me parece bastante guapo y además sale muy bien en las fotos que le hacen. A veces una cosa no tiene que ver con la otra.

Los que no tenemos la cara de George Clooney, ni siquiera su fotogenia (que a veces si tiene que ver una cosa con la otra) tenemos que estar extraordinariamente atentos cuando nos van a hacer una foto. La posibilidad de salir peor de lo que uno se siente, siempre está ahí. Siempre se posa con la esperanza de salir parecido a como su propia imaginación le hace creer que es, y pienso que todos nos vemos diferentes a como un retrato notarial nos revela que somos. Yo, por ejemplo, no creo haber pasado de los treinta y no sé que pinta ese señor mayor y mal afeitado que me encuentro en el espejo del baño cada mañana. "Vaya, sí que se está haciendo mayor ese tipo". Yo no, claro, (¡tengo muchos planes por delante!), los demás. Si no existieran los espejos creo que conservaríamos una imagen de nosotros aniñada o tan estupenda como nos diera de sí nuestra fantasía narcisista.

El asunto tiene mala solución: ser cómo somos en cada momento no es cómodo para nosotros mismos. Hay que sobrellevarse hasta el último día. Sin remedio. Somos la peor de las cargas posibles: la que no te puedes quitar de encima. La condena perpetua es la pesadez extrema de aguantarnos hasta el final, cada día con menos pelo o más blanco, más encorvados, menos ágiles, más pesados y lo peor… más raros.

Pero no le demos muchas vueltas, el cócktel genético nos ha diseñado con una serie de puntos fuertes y con otros débiles, inciertos y degenerativos que, junto con el trasiego vital nos va haciendo (o jodiendo) a fuego lento, con el constante riesgo de salir chamuscados. Cést la vie.

George Clooney es de esos que, además, no tienen que mover un músculo para parecer interesantes. Y eso es peor. Peor de imitar. Parecer interesante mola siempre, pero serlo… Y esa cuestión ya no es tanto ser guapo o feo, sino poseer un intangible que da forma a una especie de aura que atrae por inciertas e inexplicadas razones. Se tiene o no se tiene. Algunos pueden adquirirlo a base de edad o con el consumo de libros serios, pero estoy seguro de que si uno se lo propone, no le sale. Ser interesante debe ser como ese tipo de canas o arrugas que no funcionan tal mal en según qué rostros con según qué expresiones. ¿Alegría? ¿Sabiduría?