images

TERMINAR

Ocurre que la cercanía a comenzar algo nuevo no nos deja nunca indiferentes.

La ilusión o la inquietud estimulan de manera muy especial nuestro ánimo. Una relación, un trabajo, un viaje,… Abrir una nueva etapa oculta misterios que se nos antojan esperanzadores. Hay un momento clave en ese proceso y es el día anterior, esas horas raras repletas de preguntas y expectativas. El ansia por encontrar algo diferente, de disfrutar de momentos plenos o de retos enriquecedores, la sorpresa de sentir cómo somos capaces de solucionar problemas nuevos o de conectar con alguien que puede quedarse en nuestra vida a partir de ese instante, remueve las tripas. La mano tiembla al ponerse a escribir una nueva línea en el guión de la propia vida.

Es seguro que la inquietud que incuba lo nuevo, asusta. La innovación en la vida corriente obliga a tomar una salida desconocida en la autopista de la monotonía. Una desviación hacia una fuente de la que emanarán ¿problemas? ¿alegrías? Vericuetos que deberíamos tomar de cuando en cuando para no quedarnos fuera en ese sorteo que es el reparto aleatorio de fortuna. “La fortuna sonríe a los audaces”, dejó dicho Virgilio. Luego, muchas veces, tras ese trance, viaje, relación o trabajo, no suele haber gran cosa o en todo caso algo bastante diferente a como nos lo imaginábamos. Haz la prueba de grabarte con el móvil duranteun par de minutos las expectativas que tienes justo antes de un viaje y comprueba a la vuelta la diferencia con lo que realmente ha visto o vivido.

Cuando termino una película es como si volviera de un viaje. Puedo sentir si ha quedado bien, mal o regular, pero me sorprende no ser capaz de saber si se parece a lo que imaginé antes de comenzarla. ¿Y qué ocurre si te has extraviado por el camino? Llega un momento en que elegir es lo crucial y si no era por ahí, volver a empezar.

Cuando terminas un año es como si te echaras encima cien películas. Pequeñas secuencias de comedias, dramas irresolubles, risas y llantos, idas y venidas, tú te acercas otros se te alejan, amores y despedidas, rumores silenciosos y cohetes artificiales.

Tramas con final y otras que no terminarán nunca. Todo esto sin soltarnos del flotador por el río que nos va llevando.