images

UNA VIDA CASI ETERNA

Puede ser que el ocio en el verano nos facilite una observación más nítida del paso del tiempo en nuestra vida. Los niños ya saben nadar, están más altos, salen solos o uno ya se ha echado novia.

A esta playa llevo viniendo desde hace veinticinco años, por aquí paseaba con mis padres de pequeño, de esa roca me caí o por este paseo caminaba de la mano con mi primera novia. Resulta agradable esa repetición de lugares a lo largo del tiempo, el sol se pone por el mismo sitio, el agua está igual de fría, conocemos bien los caminos y aunque algunas calles o locales han cambiado son, para nosotros, el mismo escenario en el que vivimos experiencias intrascendentes mañanas o tardes de otros veranos. Esos recuerdos brumosos son una conexión intransferible con los lugares a la vez que con lo más tierno y naïf de nuestro pasado. Año tras año aumentamos las referencias (como las arrugas) pero a la vez, lo queramos o no, nos desprendemos (como del pelo) de imágenes, fechas, voces o rostros que se desvanecen involuntariamente o sí de la memoria.

Una científica española, experta en biología molecular dice que en un futuro no muy lejano podremos llegar a vivir 140 años gracias a la telomerasa, una enzima responsable de la reproducción de las células cancerígenas. Sea como sea, más allá de la paradoja científica y de lo insostenible que puede ser socialmente tan alta longevidad, mantener recuerdos de hace 120 o 130 años se me hace extraño. Ya sé que ninguno queremos poner fecha al final de esto mientras estemos más o menos en condiciones pero ¿no parece que encierra alguna incomodidad estar tanto tiempo vivo? No seré yo quien sugiera caparle caminos a la ciencia pero esto ¿sería realmente un progreso? Seguro que habrá muchas otras cosas que los investigadores puedan hacer por nosotros más interesante que conseguirnos una prórroga tan extensa.

Uno de mis epitafios favoritos es “se me estaba haciendo largo” en la lápida de una señora fallecida con más de 90 años.

Yo me quedo con lo que parece lo ideal: morir joven lo más tarde posible.