images

MAYORÍA SOCIAL

La mayoría social quiere, el pueblo necesita, la sociedad reclama, la calle está pidiendo…

Desde el sentido común se podría decir que cualquier afirmación sobre las aspiraciones o deseos de una colectividad mayor que una comunidad de vecinos, que no esté sustentada en encuestas o en votaciones regladas, es una cuestión de mera discusión tabernaria. Pero no hay en la actualidad un concepto tan manoseado como este.

Si alguien sabe de mayorías sociales será el dueño de Zara, por ejemplo, que da continuamente en el clavo. Trabaja de verdad por conocer lo que necesita la gente, hace lo posible por dárselo y no le va nada mal. También me da la impresión de que Amazon, Google, Twitter o facebook, saben bastante bien lo que queremos.

Los modernos sofistas que vinculan su discurso a una etérea “mayoría social” a su favor, convierten en indiscutible e imbatible cualquier melonada pronunciada por su boca. Son adivinos interesados, empujando grandes proyectos políticos y sociales partiendo de (pequeño detalle) una premisa curiosa: no cuentan con ninguna mayoría.

Todo esto raya muy a menudo el absurdo pero no por ello deja de ser eficaz, puesto que tiene la ventaja de manejar algo políticamente correcto, ¿quién se va a oponer a una “gran” mayoría reclamando algo que es de “justicia”? A ver quién tiene ganas de rebatir al iluminado que señala el (único) camino hacia la tierra prometida, hacia un tiempo nuevo, hacia una auténtica democracia, hacia todo eso nuevo y maravilloso que nuestros ojos aún no han visto jamás... El término “mayoría social”, utilizado siempre en cuestiones sensibles, se presta a ser automáticamente respetado poniendo, a la vez, en cuestión el talante democrático de los opositores. Al oír “la mayoría social quiere…” “el pueblo está luchando para…” se te quitarán las ganas de discutirlo porque sabes que te colgarán la peor etiqueta imaginable: serás un facha para siempre.

Tener grandes ideas para el bien de la Comunidad conociendo exactamente su voluntad es algo grande, hoy en día, al alcance de muchos, según se ve.

Es raro que estando rodeados de tanta lumbrera nos vaya así.