images

GRATIS TOTAL

Lo más interesante de escribir es corregirse. Reescribir es escribir. Es la tarea clave del que escribe. Releerse no es leerse, sino el ejercicio de ir tirando por la borda queridas palabras que, incluso hace un rato, te parecían necesarias, es apañarse para que todo tenga su medida.

Releerse le hace a uno superar los primeros impulsos, pasar del narcisismo de las grandes ocurrencias a tener en cuenta al lector. No debería valer cualquier cosa. Escribir es el trabajo de pensar antes de escribir, pero hay quién escribe como habla: según le sale, atropellado y sin dejar de mirarse el ombligo. Pero volvamos al núcleo; como escribir es retratarse, hay que tener todo el cuidado de la gente que se peina, y repasar y leer y releer cada línea de cada folio, de cada presunto artefacto publicable. Así me tomo yo el trabajo de escribir regularmente. ¿He dicho trabajo?

Están los tiempos generando iniciativas curiosas en esto de los medios. Por ejemplo, publicaciones que funcionan con voluntariosos colaboradores. Es una opción que existan medios que intenten ofrecer opinión variada a cambio de nada. Me parece muy interesante que existan medios que funcionen sin criterio editorial, en los que quepan cualquier opción de pensamiento, y ofrezcan una “ventana” a quién desea expresarse. Siempre habrá quien desee hacerlo sin remuneración. Pero conviene observar cómo, en el tránsito de la crisis a la postcrisis, vaya quedando relegada la calidad a favor de lo barato, qué digo barato, de lo gratis.

El autor es de los escasos tipos de trabajadores capaces de hacer lo suyo gratis y, misteriosamente, incluso estar contento por ello. No así mi carnicero: siempre me sugiere amablemente que hagamos correctamente la transacción, carne por euros.

Bueno, también mi carnicero sería capaz de darme existencias sin cobrarme, pero sería algo que él no necesitara o fuera a tirar, no sé, unos huesos para el perro.

Bien, pues para eso (o por eso), para hacer lo que a uno le apetece pero sin cobrar, se ha inventado el BLOG, recipiente sin fondo para asuntos personales, refugio de pensamientos, espejo en el que mirarse o ventana por la que mirar, cable umbilical con los amigos a los que no ves, saludo a los desconocidos o perdidos en la navegación.

Así que, a partir de hoy, cada domingo aparecerán aproximadamente trescientas nuevas líneas en este espacio.